Pequeñas reparaciones en ventanas.

¡Cuidado con la pelota!

seguridad-1

Aunque los vidrios rotos son el incidente más corriente, también hay otros desperfectos habituales que pueden afectar a las ventanas. Evitar que se filtre el agua o el aire formará parte de las tareas a realizar.

La clave de unas ventanas duraderas está en un buen mantenimiento y en saber cómo actuar en caso de deterioro. Para solucionar una posible rotura de vidrios, guíese por los consejos de la pagina de la derecha. Si se encuentra ante una ventana que no cierra correctamente debido al roce, remítase al mismo método que ya se explico para arreglar una puerta que no ajusta.

Sacar el vidrio roto…

Cuando el vidrio sólo se ha astillado y tiene que acabar de romperlo para sacarlo, actúe con gran precaución para no cortarse.
Tape unos de los lados del vidrio con varias capas de cinta adhesiva ancha, trazando verticales y horizontales. Golpee suavemente con un martillo y verá como los pedazos quedan pegados a la cinta. Despéguela con cuidado y no olvide realizar esta operación protegido con unos guantes.

…para luego sustituirlo

Lo fundamental es tomar bien la medida del hueco para poder encargar el vidrio adecuado. También debe saber que esta operación siempre se realiza por el exterior de la ventana y que es imprescindible limpiar perfectamente la superficie donde descansará el vidrio. Los vidrios se sujetan a la ventana con masilla si son muy grandes y, cuando se trata de vidrios pesados o de gran envergadura, se refuerzan con molduras.

masilla

Masilla deteriorada

El agua puede filtrarse a través de las ventanas por una grieta en la madera o debido a la saturación de las canaletas de desagüe. También puede ser que se filtre a través del marco porque la masilla está en malas condiciones o se ha desprendido de la madera. Cuando la masilla se haya desprendido sólo en algunas zonas, bastara con que acabe de limpiarlas y las recubra con masilla nueva. Si observa que, en general, está muy deteriorada, lo mejor es sustituirla por completo.

Cuando instale un vidrio grande o pesado, además de la masilla utilice molduras clavadas alrededor del mismo para reforzarlo.