Alfombras de lana :

primero pase la aspiradora, por derecho y por revés, si no tiene aspiradora cuelgue la alfombra y dele unos buenos palmetazos por derecho y por revés. El trabajo se hace tanto con aspiradora como con palmeta, del centro hacia fuera en forma horizontal y luego se repite desde afuera hacia adentro.

En segundo termino, y siempre cambiando de trapo para usarlo limpio o enjuagándolo muy bien, se pasa con fuerza una solución de 1 litro de agua tibia con 1 litro de amoniaco.

Si la alfombra estuviera muy sucia, compre un bidón de nafta común y siempre con trapo limpio pásele la nafta de forma ordenada .

Frote íntegramente.
Abra las ventanas o hágalo en el exterior por el olor a nafta.

Déjela secar.
Para revitalizar el color de la alfombra pásele vinagre de alcohol (vinagre blanco y preferiblemente caliente) y séquela siempre a la sombra, nunca con sol directo.

Los flecos de las alfombras:

Necesitan un método de conservación diferente .
Ponga debajo de los flecos una tela o nylon que los separe del piso, cepíllelos con una solución jabonosa preparada con ½ litro de agua tibia y una cucharada sopera de detergente líquido.
Preparar la solución todas las veces que lo necesite, siempre usarla limpia.
El paño o cepillo debe estar siempre limpio, enjuaguelo seguido.

Enjuagar muy bien, páselos y deje secar. Puede apurar el secado con un secado de pelo.

De cardo o yute: páseles un paño empapado con agua muy salada (salmuera fuerte) por derecho y por revés. No es necesario enjuagar. Deje secar muy bien a la sombra. Si hay manchas lavelas con un agua jabonosa tibia preparándola con .1/2 litro de agua y una cucharada sopera de detergente liquido. Enjuague con agua salada.

Moquete de escalera:

Al colocarlas deje siempre un margen complementario importante al principio y al final, lo que permitirá correrla hacia arriba o hacia abajo para tener un desgaste parejo. La duración ser mayor.
La limpieza se hace preparando una solución jabonosa con ½ litro de agua caliente y dos cucharadas soperas de detergente liquido. Agitar bien el agua con el detergente para lograr una buena cantidad de espuma, esta es la que vamos a usar para hacer la limpieza. Es una buena receta pues no hay necesidad de mojar, simplemente humedecer con la espuma.
Enjuagar bien con agua tibia y un chorrito de vinagre blanco de alcohol. Mojar un paño en la solución, torcer muy bien y pasar.

Mantener bien limpio el paño.

Sintéticas o de algodón: luego de hacerles la limpieza tratamiento básico hay que frotarlas con una solución de 2 litros de agua tibia con una taza de te de vinagre blanco. En lo posible debe mantenerse el agua tibia.
Si la alfombra a sufrido el ataque de las polillas, se puede destruir definitivamente las larvas lavándola con un trapo limpio empapado en aguarrás y secándola a la sombra.
Cuando la alfombra esta completamente seca se prepara para guardarla. Coloque sobre la alfombra varias bolitas de naftalina, cubrala íntegramente con hojas de diario.(la tinta del diario es enemiga de las polillas) y luego enrollela.
Si es muy grande pida ayuda para que los bordes se mantengan parejos y el rollo quede firme y embolsela. Puede ser un lienzo o un nylon tubular. Ate las puntas para mantener el paquete cerrado herméticamente. Nunca la doble porque la alfombra quedara marcada y es muy difícil quitar la marca.

Guárdela siempre en un lugar fresco y seco.

Si tiene pollillas en una alfombra que no se puede mover planchela en los lugares que en los que ha sido atacada con un trapo fino mojado. Presioné fuertemente sobre la alfombra. El vapor y calor matan las polillas y larvas.
Si quiere darla mas seguridad al tratamiento, vaporice con nafta roja cada 15 días.
El movimiento de una alfombra es muy peligroso para niños y personas mayores.
La solución es pegarle por la parte del revés tiras de caucho o de goma en las esquina y cada tanto en toda la superficie.
De esta forma se evitara cualquier accidente.

Foto cortesía de: mujer.starmedia.com