Como evitar que una puerta chirrié.

Que se necesita

Cuña de madera, aceite de vaselina o de oliva, lápiz, cuchilla afilada y pincel.

Dificultad  mano

1. No tiene que desmontar la puerta.

Basta con calzarla. Introduzca una cuña de madera bajo la puerta para elevarla. Elabore una pasta a base de aceite y polvo de grafito –se obtiene rascando la mina de un lápiz-. Si no dispone de aceite de vaselina, puede utilizar igualmente aceite de oliva.

2. Aplicar la mezcla en la separación de las bisagras.

Al levantar la puerta, las dos hojas que componen las bisagras han quedado levemente separadas. En ese punto debe engrasar con la mezcla. A continuación, retire las cuñas, abra y cierre la puerta varias veces para que el aceite penetre bien.

Como verán con unos trucos sencillos podemos solucionar en nuestro hogar.