De albañil a decorador

Hay trabajos de albañilería que no son estrictamente reformas pero tienen una finalidad estrictamente práctica pero que, en cambio, pueden mejorar estéticamente el hogar.

Una propuesta: convertir un paso convencional en un decorativo arco.

El trabajo del albañil-decorador consiste, mayoritariamente, en contribuir al aumento del confort de una vivienda. Sin embargo, hay algunos trabajos de carácter más ornamental que también merecen su atención.

Este es el caso del arco cuya construcción.

Si bien, en el paso a paso de la página 17, se explica cómo hacerlo partiendo de una puerta ya existente, sepa que puede utilizar este mismo sistema con alguna pequeña variación para realizar un pasa platos entre la cocina y el comedor.

Te sera útilAzulejos tamaños combinaciones y el equipo necesario

Elementos estéticos

Existe una amplia oferta de material al, que el albañil aficionado puede recurrir para aportar estilo a sus proyectos.

Los ladrillos decorativos se han convertido en una opción estética, sencilla y muy económica.

Hay algunos de diferentes tamaños y texturas que aportan excelentes posibilidades.

También se puede jugar con el color darle tonos a los ladrillos con el empleo de pinturas o arcillas diferentes.

Paredes de vidrio

La utilización de bloques de vidrio en la decoración del hogar, es actualmente una de las propuestas más decorativas y prácticas, al mismo tiempo.

Al ser transparentes, dejan pasar la luz y son especialmente indicados para separar ambientes sin privar a uno de ellos de la entrada de luz natural.

Se colocan de forma sencilla, separando los bloques con unas crucetas que se retiran antes de que la mezcla de unión se haya endurecido del todo.

La oferta de los ladrillos de vidrio también es muy variada.

Podrá elegir entre diferentes tamaños y modelos para la decoración de su hogar.

No te vayas sin leer esta entradaTécnicas de embaldosado corte y precisión