Preparativos para el trabajo con ideas decorativas y el trabajo con azulejos y baldosas.

¿Sabia que hay que dejar pequeñas juntas entre azulejo y azulejo para la dilatación de las baldosas?

¿Tiene claro cómo calcular la cantidad de piezas de forma que no le sobren ni le falten?

¿Cómo piensa preparar la pared antes de embaldosar?

Lea con detenimiento estas páginas y no le quedara ninguna duda.

Tamaños, combinaciones, equipo necesario

Pieza a pieza

Ya ha elegido el tipo de azulejos, pero ahora debe saber que herramientas se necesitan para embaldosar y como hacerlo.

Incluso antes de proveerse del equipo básico necesario, es muy importante que conozca algunas cuestiones básicas sobre las azulejos.

Al estar elaborados con cerámica y ser cocidos en horno, durante sus primeros años de vida se van dilatando.

Esto podría ser una mera anécdota si no fuera porque contar con esa dilatación es la clave para conseguir un embaldosado bien acabado y, sobre todo, duradero.

Te puede interesar: Azulejos combinaciones y herramientas

La única forma de absorber el aumento de tamaño es dejar una juta (llamada “de dilatación”) entre los azulejos.

El más efectivo

La mayor parte de los azulejos de pared, como por ejemplo los cerámicos y los de mármol, se instalan con bastante facilidad.

Si tenemos que embaldosar una pared entera o una superficie grande, hay  que extender bien el cemento para azulejos con una llana o una espátula dentada hasta conseguir una capa de 3 o 4 milímetros.

Cuando haya que reponer un solo azulejo que se ha despegado, entonces hará falta aplicar cinco toques del cemento en las esquinas y en el centro del azulejo.

Y otros adhesivos

Existen algunos materiales que precisan adhesivos especiales. Este sería el caos del gres porcelánico o porcelanato, para cuya colocación es recomendable un tipo de adhesivo diferente del habitual que permite una excelente adherencia ala pared, evitando así desprendimientos imprevistos.

Sea cual sea el material y el tamaño de la baldosa, es imprescindible respetar el espacio para las juntas.

Si no, los azulejos terminaran abombándose.