Tubo de acetileno disuelto líquido.

tubo-de-acetileno

El acetileno no puede ser libremente comprimido como en el caso del oxígeno y otros gases combustibles. Por encima de ½ kg/cm2 el acetileno se puede descomponer en sus elementos y esto produce una explosión.

Para almacenar el acetileno es necesario disolverlo, es decir, que se hace absorber por un líquido ávido de acetileno, como en el caso de la acetona. La acetona a su vez está contenida en una materia porosa como el carbón vegetal.

El tubo de acetileno disuelto, es una recipiente de acero sin costura similar al de oxígeno, pero totalmente lleno de material poroso impregnado en acetona, en la cual está disuelto el acetileno. La materia porosa sirve para inmovilizar a la acetona e impedir una inflamación que pueda producirse en la parte superior del tubo.

El grafo de salida del tubo de acetileno es de acero con rosca a la izquierda.

El tubo de acetileno se llena a una presión de 15 kg/cm2 a la temperatura de 15 º C. Hay una gran variación con la temperatura y por lo tanto el contenido de acetileno se calcula por peso y no por volumen.

Los tubos de acetileno tienen una capacidad de 40 lts y contienen como promedio 5 ½ kg de este gas.- El desprendimiento de acetileno de solución en acetona y su peso a través de la materia porosa que se encuentra muy compacta necesita cierto tiempo.

Cuando se trabaja con sopletes de mucho caudal puede ocurrir que el tubo se vacíe más rápidamente en la parte superior que en la inferior. Esto produce un caudal regular y la imposibilidad de soldar. Ocurre un arrastre de acetona que genera, entre otras cosas, un gran gasto económico. Por lo tanto no se debe sobrepasar un caudal horario máximo o mayor de ¼ del contenido del tubo.

Tampoco debe utilizarse el tubo en posición horizontal lo cual facilita la salida de acetona, y el ángulo mínimo de inclinación es de 30º con la horizontal.

Precauciones:

Se cumple todo lo indicado para los tubos de oxígeno, y sobre todo lo relacionado con el calentamiento anormal que produce variaciones rápidas y excesivas de la presión.

Las pérdidas del grifo de salida o en el reductor son detectadas por el olor.- En caso de inflamación del tubo se tratará de apagarlo con trapos húmedos, de lo contrario se dejará arder con el grifo abierto mientras se rocía con gran cantidad de agua.-