Sin dudas que una vez que haya visto los efectos que se pueden conseguir mediante simples pasadas con una esponja o un trapo, se habrá decidido a decorar con alguna de ellos.

Aquí se explica cómo puede hacerlo y qué criterios debe tomar en cuenta para que la combinación cromática no resulte exagerada.

Antes de irte, no te olvides de ver: 10 efectos diferentes para pintar


ESPONJADO; TRAPEADO; PEINADO, AGUADA…

Una capa base y dos colores afines

Una de las claves de las pátinas reside en elegir dos tonos de pintura que coordinen bien.

El resto ya depende de su habilidad.

Antes de empezar a pintar toda la pared con una técnica especial de pintura decorativa, practique sobre papel, cartón blanco o en un rincón de la habitación. Así podrá perfeccionar la técnica y asegurase de que la combinación de colores que ha elegido resulta atractiva.

Colores oscuros en la base.

Al hacer una pátina no sólo es importante la técnica, sino también el color que se elija. Por lo general, cualquier acabado decorativo quedará más elegante si se escogen dos tonos de un mismo color que estén muy próximos en la escala cromática. Lo ideal es utilizar el más oscuro para la base.

También te puede interesar: Cómo pintar paredes con pintura al agua

Por ejemplo: un azul cobalto para la primera capa y uno o dos tonos más claros para la pátina.

Más contrastes.

Algunas técnicas permiten mezclar dos tonos distintos con resultados muy impactantes. Así, se pueden marcar las líneas de un peinado usando un color mucho más claro una aguada con dos colores que contrasten.

En el trapeado puede aplicar directamente la pintura con un pincel y darle el aspecto difuso cuando aún está húmedo, o bien dar la segunda capa con un trapo, cuando la base esté seca.

Como sabemos que te gusta la decoración del hogar, no te puedes perder: Pinturas defectos y soluciones