Ya sé que el título de esta entrada puede sonar muy sugestivo tratándose de un lugar tan ambiguo y complejo como es el jardín, pero ya sabes que no nos gusta acomodarnos cuando se trata del hogar y en lo posible procuramos tener cada espacio cubierto con nuestro toque, pues son los sitios en donde pasaremos gran parte de nuestra vidas.

Y el jardín no se queda atrás: a pesar de que debemos conservar su naturaleza y los detalles que de por sí viven allí, es posible dejarles algunos aspectos interesantes que revelen nuestra identidad.

Te va a gustar: Cómo preparar el jardín para el verano

Iluminación artificial:

Las luces son elementos muy útiles con lo que no estamos invadiendo el espacio, sino más bien resaltando las cualidades para que sean tomadas en cuenta. Una muy buena idea es poner un grupo de instalaciones que se dirijan hacía los caminos o entradas de la puerta trasera (o lateral, según cada caso). Se pueden dejar encendidas un par de horas en la noche y luego ser apagadas para ahorrar energía.

Además de que juegan un papel determinante en la seguridad cuando escuches ruidos extraños allí.

Juego de piedras para los caminos:

Si hay algo que incomoda bastante en los jardines, es ver las huellas de las personas que caminan de un lado a otro y desgastan el césped sin control, debido a que no hay senderos ‘peatonales’ definidos.

Pues bien: una buena idea es comenzar a definirlos con piedras y un poco de creatividad. Dejando espacio abiertos, cerrados, incluso sembrando plantas o creando nuevas instalaciones eléctricas, siempre hacía lugares claves como entradas y salidas y/o cuartos extras en donde se guarden elementos importantes.

Césped cortado al ras:

Si hay algo estético dentro de un jardín, es ver el césped correctamente cortado, con una tasa de crecimiento apropiada y verde. Así que una forma de decorar, siempre será con la zona verde delineada de acuerdo a cada uno de los contornos que tenga y sin descuidar las esquinas o los sitios fronterizos con paredes y sembrados como árboles y flores.

Sembrando arbustos:

En jardinería, hay muy buenos arbustos de crecimiento rápido y no muy altos que te pueden gustar (de hecho hay catálogos para ello). Lo ideal es sembrarlos en esquinas, laderas y unos pocos en el centro a fin de que el espacio también pueda verse lo suficientemente despejado para descasar y disfrutar en familia.

Respecto a ellos, debes tener en cuenta de que el cuidado es un poco mayor, ya que se deben podar y cuidar de que las raíces no se extiendan demasiado y ocasionen fallas en el terreno.

Mesas de madera:

¿Qué mejor lugar que el jardín para detalles en madera? Y las mesas son una muy buena alternativa para potenciar la naturalidad de esos lugares porque resaltan el marrón de los árboles, tallos y arbustos de las plantas que existan y no desencajan para nada dentro del objetivo de un jardín: el reposo y el disfrute de la familia.

 

¿Lo viste?: El jardín también merece un poco de cuidado y labores tan simples y caseras le darán un segundo aire a tus espacios.