Cuando mencionamos las palabras ‘blanco y negro’ en una misma frase, lo más seguro es que venga a nuestra mente una imagen de algo tétrico, aburrido y en lo que se nota muy poca creatividad. Pero aunque a veces puede ser muy cierto, hoy por hoy cientos de personas se están aventurando a crear espacios increíbles bajo conceptos monocromáticos que demuestran todo lo que las ubicaciones y el buen gusto pueden lograr.

Por eso hoy te damos una serie de tips y consejos valiosos cuando has tomado la decisión de irte por esta nueva tendencia. Recuerda que lo más importante es saber hacer un contraste y dentro de ello un equilibrio valioso.

Te puede interesar: 3 tips para definir la combinación de colores de tu casa

Utiliza el vintage:

Si hay una buena ocasión para disfrutar del vintage, es cuando nos animamos a usar el blanco y el negro en pequeños detalles que dan la sensación de modernidad. Por ejemplo las bicicletas y los cuadros medianos en las paredes, son perfectos para mostrar las antigüedades retratadas y sin duda cambian por completo todo el paisaje.

Y si, comprendemos que tienes un concepto de vintage en colores azules y rosas desgastados, pero muchos expertos aseguran que esta corriente comenzó precisamente con solo el blanco y el negro, así que no hay problema con ello.

Si te preguntas por los mejores lugares para usarlos, siempre estarán las salas, el recibidor y si gustas, también la habitación principal y poco a poco comienzas a cambiar lo demás.

Cuadros y pinturas:

Como te comentamos arriba, el uso de piezas de arte versionadas hacía los colores que tratamos hoy, pueden ser la respuesta para no hacer la decoración muy invasiva, es decir, para enseñar sobre todo la sobriedad en lo que quieres mostrar.

Una buena idea es tomar estos cuadros y ponerlos en lugares estratégicos como la parte exacta que ven las personas una vez ingresan a tu casa. También se ven perfectos sobre las paredes de los comedores y las salas de estar. Funcionan de igual modo las combinaciones de tamaños y los contrastes de negros sobre superficies blancas para que del mismo modo aproveches correctamente las entradas de luz natural.

Mueblería:

Por supuesto también puedes crear decoraciones en blanco y negro, desde la mueblería: utilízalos en las sabanas de las camas, así como los manteles de mesas en ambos tonos. Los sofás y sillas, son también espacios idóneos para realizar bordados con motivos monocromáticos o simplemente y si estás en etapa de renovaciones, puedes escoger los muebles en estas tonalidades que además cvan a verse bastante elegantes.

 

Recuerda siempre llevarlos juntos: si el blanco está debajo (como fondo) poner el negro encima sin exagerarse ni pecar en los detalles minúsculos. Además debes medir mucho el uso del negro, ya que la ser un matiz oscuro, creará la sensación de tener que usar la energía eléctrica más a menudo, lo que no es bueno para la economía. Así que déjalo sobre todo en espacios abiertos donde la entrada de luz sea tan fuerte que se visibilice bien y no tengas problemas con ningún otro objeto.