Tapizar o cubrir Sofás.

Las fundas también pueden disimular el envejecimiento o renovar el aspecto de sofás y sillones. Lo mismo sucede con las sillas tapizadas, que se consiguen rejuvenecer con sólo un cambio de tela. Por poco dinero se sorprenderá del resultado.

Sofás, sillones y sillas tapizadas.

Un nuevo estilo.

Retapizar un sofá o un sillón suele resultar caro. Pruebe a confeccionarles fundas extraíbles. Sin duda, es una opción a tener muy en cuenta.

Más que una solución para disimular el mal estado de la pieza, muchas veces las fundas se convierten en una excelente manera de protegerla de la suciedad o de cambiar su aspecto. Si no dispone de mucho tiempo para dedicarse a confeccionar estas fundas, puede cubrir el mueble con una funda suelta, una colcha bonita o una pieza grande de tela drapeada que haya comprado a su gusto.

Fundas de temporada; enfundar sofás, sillones, butacas también es la forma idónea de vestir el hogar para ocasiones especiales, como pueden ser unas fiestas navideñas, o para adecuarlo a la estación del año. En verano, utilice colores frescos y estampados sutiles. Deje las telas más recargadas, oscuras y cálidas para los meses fríos.

Vestir un sofá; para confeccionar una funda mida independientemente todas las partes del sofá: los brazos, el respaldo, la parte de los almohadones…

Recuerde que debe añadir siempre unos 5 cm. de más para las costuras y los dobladillos.

Marque las líneas principales con una tiza. Una vez haya cortado todas las piezas de tela, colóquelas en su lugar correspondiente en el sofá y ajústelas con alfileres. Siéntese para comprobar que la funda cede lo suficiente y para poder corregir el tamaño o la forma. Antes de coser definitivamente, hilvane la funda, colóquela en el sofá y siéntese de nuevo para confirmar que tiene las proporciones adecuadas.