Productos recomendados pinturas y taladros.

Esmaltes Hammerite

Se aplican directamente sobre el óxido.

Los esmaltes que para su aplicación requerirán fondo y tardaban siglos en secarse pertenecen al pasado. Hammerite ofrece ahora el nuevo esmalte directo sobre óxido, una pintura que se aplica directamente sobe óxido, sin necesidad de fondo y se secan en solo una hora con magníficos resultados.

El esmalte directo sobre óxido ofrece les mismas garantías de perdurabilidad y resistencia que las pinturas que precisan de las preliminares aplicaciones con fondo.

Además de las ya mencionadas, el nuevo producto ofrece la ventaja de la limpieza, puesto que ya no es imprescindible pasar la lija sobre la superficie que queremos esmaltar, evitando de esta forma las sucias y molestas acumulaciones de polvo de hierro. A partir de ahora, para eliminar la suciedad de la superficie, basta con que pase un trapo ligeramente húmedo.

El producto se comercializa en tres terminaciones distintas: Brillante en 9 colores, “forja” en cuatro colores y martillado en 5 colores.

El es esmalte directo sobre óxido de hammerite, se ofrece al público en envases de 0,24 litros. 0,8 litro y 2,4 litros en ferreterías, hipermercados y centros especiales de pinturas.

Taladros

Potencia sobre madera, hierro y concreto.

¿ Por que siempre que se acaba de pintar un ambiente alguien tiene la brillante idea de hacer agujeros en las paredes o en el techo?

Asumámoslo, lo queramos o no, tarde o temprano, acabaremos apretando el gatillo del taladro.

Para ese trabajo mas vale tener a mano un taladro eléctrico compacto y resistente- nunca se esta lo suficientemente seguro en lo alto de una escalera mientras se agujerean techos y paredes con estos requisitos: dos velocidades, percutor opcional y un cabezal con capacidad para brocas de hasta una pulgada.

Si, además, posee una potencia de 5000w, mejor que mejor. La fuerza proporciona a los taladros el éxito de su versatilidad. Como saben tanto los aficionados como los expertos, no es lo mismo trabajar sobre madera, hierro, plástico rígido o concreto.

Cada material requiere velocidades, brocas y tratamientos diferentes. Por ejemplo, el uso del percutor es necesario para paredes de ladrillo y de concreto, pero innecesario e ineficaz para hierro y madera.