Tipos de parquet

Loa pisos de madera o parquet, se comercializan en deferentes modalidades, según la forma e instalación. Fundamentalmente, se encontrara con parquet flotante, encolado y de tarima.

A continuación le explicaremos, en forma resumida, las principales características de cada uno y los requisitos para su instalación.

1. Flotante

Es el más fácil de colocar. Consiste en laminas machimbradas ya pulidas y barnizadas.

Presenta cierta elasticidad ante los cambios de temperatura y se puede instalar sobre calefacción radiante.

2. Encolado

Está formado por tablas de madera maciza, de entre 10 y 14 mm de grosor, que se encolan al piso de base. Una vez instalado se tiene que pulir y barnizar.

3. De tarima

Los tablones se ensamblen en machihembrado, pero hay que clavarlos a unas vigas o rieles que previamente se habrán fijado el piso, luego se tienen que pulir y darle laca o cera.

Acabados

Plastificados

En general, toda madera admite el plastificado.

Sin embargo, se obtienen mejores resultados con las duras –el roble entre otras-.

El proceso es largo pero verá que le esfuerzo merece la pena.

Primero es bueno lijar la superficie, humedecerla con un trapo y limpiar bien eliminando toda impureza.

Elimine el polvo, deja secar y pinte con plastificante para proteger el acabado y darle brillo.

Pino y abeto con ceras y tintas

La madera blanda, en cambio, admite mejor ceras y tintas. Como paso previo, si desea puede lijar y rellenar las grietas viejas con masilla. Aplique luego la cera con un trapo de algodón o con un cepillo. Luego pase varias veces un trapo seco por toda la superficie del poso, para abrillantarlo.

Un consejo

El acabado más resistente para el parquet es la laca plastificante, especial para pisos.

En zonas muy transitadas, como pasillos y comedores, tendrá  que aplicar hasta cinco capas –no se asuste, no son demasiadas-.

Igualmente si protege la madera con laca deberá dar varias capas y tan gruesas como sea posible –siempre que no se note la acumulación de producto-.

¿Sabia que…?

Parece que el color ya no es privativo de paredes y techos: también ha llegado a los pisos.

Al menos así lo demuestran las ultimas tendencias decorativas, que ensayan teñidos en diferentes tonos -con preferencia por el blanco o el tono grisáceo-.

El tinte se aplica con pincel y, una vez seco, se protege con laca plastificante, así pues, si quiere estar a la moda, dé color el piso.

Un truco

Si algunas tablas del piso están muy deterioradas, lo mejor es cambiarlas.

Pero, si se trata de parquet, no es necesario comprar más madera: levántelas y vuelva a instalarlas, esta vez del revés. Con sólo “un giro” y sin gastos añadidos, tendrá parquet nuevo.