Desde hace tiempo se usa papel adhesivo para cubrir las paredes de las habitaciones o para crear un nuevo ambiente. Con ello se logra tener un espacio limpio y elegante.

Hoy en día, el papel adhesivo puede emplearse también para decorar, adornar y renovar los muebles y objetos del hogar. Cualquier mueble de la casa se puede empapelar creando un mueble aparentemente nuevo y totalmente personalizado: ya sea de la sala de estar, dormitorio, cocina, baños, y por qué no, también la entrada.

papel adhesivo3En los muebles de la entrada suelen usarse pequeños papeles adhesivos para cubrir estantes, repisas…y dar un aire fresco y nuevo al hogar.

Es una idea genial para aquellos muebles que quedan pasados de moda, antiguos o que ya estamos hartos de ver. Es una buena manera de “cambiar” el mobiliario de la casa sin tener que gastarse un dineral.

Además, permite hacer las combinaciones que uno quiera. Todo aquello que puedas imaginar lo puedes plasmar en tus muebles: plantas, flores, animales, gotas de agua, arcoiris, colores pastel, colores fluorescentes, etc. Renovar los muebles del hogar nunca había sido tan fácil.

Papel muebles1

¿Cómo hacerlo?

Si quieres empapelar tus muebles lo primero que tienes que hacer es examinarlos bien y limpiarlos. Que toda la superficie del mueble esté lisa y limpia. Puedes emplear un papel de lija para que no haya nada que pueda molestar al momento de empapelarlo.

También es aconsejable tapar los huecos que haya en el mueble. Lo mejor es darle una base de color después de lijarlo para detectar todas las imperfecciones y cubrir los poros o agujeros. De esta forma el papel se fijará mucho mejor. Hay que dejar secar bien esta base de pintura antes de proceder con el papel.

Para poner el papel lo mejor es hacerlo desde el interior hacia el exterior para evitar la formación de burbujas. En caso de que esto suceda, con una aguja de coser hay que perforar con un pequeño agujero la burbuja, y luego apretar con cuidado para liberar el aire. Debe ser un agujero muy pequeño, imperceptible para la vista.

Empapela todo lo que te interese y después aplica una pintura protectora transparente.  De esta manera la superficie se podrá lavar y no se degradará con el tiempo.

Sencillo, ¿no te parece?. Pues con esta simple técnica puedes cambiar el ambiente de tu hogar cada temporada para darle ese toque más veraniego, primaveral, otoñal o invernal. ¡Dale vida a tu hogar!