Estencil sobre tela

Las mejores telas para estarcir son las de algodón y las de seda. Y la perfecta tela para un estencil.

Es imprescindible que utilice pinturas especiales para tejidos, de la misma manera  que es importante tener mucho cuidado de que la tela permanezca siempre bien estirada para que no se formen arrugas.

Al igual que en otros casos, podrá utilizar los colores estándar o crear los suyos propios.

El procedimiento es el mismo de siempre y sólo le recomendamos que escurra siempre la brocha antes de aplicar ala pintura.

En madera

El estencil es una técnica perfecta para restaurar un viejo mueble de madera o decorar un piso, como ya se explicó. Los pasos a seguir son los mismos que para estarcir una pared, pero la madera requieren un tratamiento previo y una pintura especial.

Después de lijar la superficie y aplicarse sellador para madera, ya se puede pegar la plantilla e iniciar el proceso de aplicación de la pintura –cuando trabaje en superficies horizontales puede pintar con aerosol- Finalmente, aplique una capa de barniz transparente (mate o brillante, a su gusto) para fijar el acabado.

UN CONSEJO

Existen diversas maneras de aplicar el color sobre las plantillas.

Para obtener una cobertura uniforme de forma fácil y rápida.

El mejor método consiste en pintar con un pequeño rodillo de esponja.

Es el utensilio más apropiado para estarcir sobre tela, ya que la esponja absorbe el  exceso de pintura.

UNA SUGERENCIA

Sean cuales sean la superficie y la técnica de estarcido, .hay una formula sencilla para obtener un acabado tridimensional.

Una vez pintado y perfectamente seco el dibujo, vuelva a aplicar la plantilla, esta vez a unos 2 mm. del borde derecho o izquierdo.

Coloree los extremos en blanco con un color suave –en gris, por ejemplo- para conseguir un efecto de sombreado.

¿SABIA QUE…?

La utilización de plantillas para decorar objetos no es un procedimiento moderno.

Los primeros en utilizar el estencil fueron los egipcios, que creaban plantillas para conseguir que los dibujos de sus sarcófagos y objetos funerarios siempre fueran iguales.

En la Edad Media también se usaban plantillas para ornamentar manuscritos.