Add to Flipboard Magazine.

Ropa de mesa manteles y servilletas

Ropa de mesa.

Para que la hora de la comida sea un placer no sólo influyen los buenos manjares. También tiene un peso especial la buena presentación de la mesa, algo que usted conseguirá con un gasto mínimo gracias a la confección de ropa de mesa, que aquí se propone.

Manteles y servilletas

¡Todos a comer!

Además de la mantelería y los tapetes, puede completar su mesa confeccionando prácticos manteles individuales.

Con los manteles, servilletas podrá renovar el aspecto de una mesa vieja o convertir un almuerzo cualquiera en una ocasión especial. Pero tenga en cuenta el estilo, forma, y lugar dentro de la habitación, cuando decore una mesa que ya es atractiva.

Muchas opciones; los manteles puede confeccionarlos rectangulares, circulares o individuales, en cualquier caso, bastara con unas pocas puntadas muy sencillas. Después puede dejar volar su imaginación y adornarlos como desee: con faldas o volados, con piezas de diferentes colores y formas, cosidas como si se tratara de un mosaico; con bordados o ribetes…

La combinación de dos manteles de diferente medida le permitirá proteger la mesa, al tiempo que crea un eficaz contraste. Y pruebe que las servilletas hagan juego con cualquiera de los dos manteles.

Servilletas útiles y bonitas; el algodón es la tela más utilizada para confeccionar servilletas, aunque últimamente se utiliza mucho el lino. Las servilletas cuadradas son las más comunes, su tamaño varia en función de su utilización. Así, puede oscilar entre los 30×30 cm. y los 60×60 cm. Las de cóctel constituyen una excepción porque son bastante más pequeñas y suelen medir entre 10x10 cm. y 15×15 cm. Recuerde que quedaran mucho mejor si cose las esquinas en inglete. También las puede rematar cosiéndolas a maquina en zigzag, decorarlas con un galón o sacarle flecos.

Con una servilleta podrá crear efectos espectaculares, según cómo la doble cuando la presente en la mesa. Es otra de sus múltiples posibilidades a la hora d decorar la mesa.

Deja un comentario