Como limpiar objetos de metal

Entre todos los metales que se emplean en la elaboración de objetos para el hogar, la plata es el más noble y apreciado. Por eso en estas páginas se hace especial hincapié en ella, sin olvidar otros materiales “menores” que también abundan en el ámbito doméstico.

Plata, bronce, cobre y otros metales

¡Brillantes!

Los adornos de metal del hogar aparecen ensombrecidos si están sucios. Con una simple operación de lavado, recobrarán toda su belleza.

En la mayoría de los hogares se pueden encontrar objetos de decoración o útiles fabricados en diferentes metales. La plata destaca por ser uno de ellos, por su belleza y evidentemente, por su valor, aunque seguida a corta distancia por el bronce. Aunque en el mercado existen productos específicos para su limpieza, la mayoría de metales puede limpiarse con soluciones caseras preparadas con productos como la sal, el limón, el vinagre o el bicarbonato.

Cuidado de la plata

No siempre será necesario adquirir algunos de los numerosos limpiadores industriales para la plata. Este material puede mantenerse perfectamente limpio poniendo en práctica rucos caseros sencillos y tan eficaces como los que aquí se  proponen.

Recuperar el brillo

Si la plata ha perdido su brillo por el efecto del paso del tiempo, bastara con frotarla con la ceniza de un cigarrillo mezclada con un poco de jugo de limón.

Otros trucos para que la plata vuelva a brillar son: frotarla con un algodón impregnado en alcohol de quemar, o bien con un trapo empapado en yogur, en bicarbonato o untado con pasta de dientes.

Si el objeto tiene recovecos y resulta difícil acceder a ellos, use un cepillo de dientes de cerdas blandas.

Si un candelabro se ha manchado de cera, se puede lavar fácilmente en un baño de agua jabonosa caliente o bien de agua y amoníaco.

En establecimientos del ramo podrá adquirir productos de limpieza específicos para metales.

Un mar de plata

Cuando los objetos de plata están muy sucios, como puede ocurrir normalmente con los cubiertos, la mejor solución casera es someterlos a una inmersión durante varias horas en el agua muy caliente con sal o también en un baño de vinagre caliente. En el caso de los cubiertos, es muy fácil que se ponga negros cuando están guardados. Evítelo envolviéndolos en papel de aluminio.

Reflejos de bronce

Cuando una pieza de bronce esta muy sucia se puede bañarla en nafta, pero siempre protegidos con guantes. Si se trata de una limpieza de rutina, puede lavarla en agua jabonosa, luego en agua limpia y secándola bien para que no se forme manchas verdes o musgo.

Si el bronce está afectado por manchas de humedad debe cepillarlo con una mezcla de vinagre caliente y sal antes de limpiarlo. El alcohol de quemar, el vino tinto caliente y el amoniaco son los productos a utilizar si se trata de bronce dorado.

Cobre reluciente

Al tratarse de un metal muy maleable, no se deben utilizar polvos abrasivos, ni esponjas de aluminio, ni ningún otro material que pueda causar rayas a la hora de limpiarlo. Igualmente, cualquier objeto de cobre quedara como nuevo frotándolo con un trapo empapado en jugo de limón y sal. Estas soluciones no son útiles si la pieza está oxidada. En ese caso, debe hervirla en un litro de agua con medio vaso de hipoclorito.

Otros metales

Como limpiar objetos de metal

  • El hierro, por su dureza, soporta bien las esponjas de aluminio y los cepillos. Puede limpiar el hierro forjado con agua, jabón y amoníaco, frotando enérgicamente y secándolo bien para que no se oxide. Se recomienda aplicarle una capa de vaselina para acabar de protegerlo del óxido. Si lo que necesita es limpiar hierro ya oxidado, sumérjalo en un poco de nafta.
  • Los objetos de latón se pueden limpiar con agua y vinagre. Si están muy sucios, prepare sal con jugo de limón y frote con esta mezcla, que actuara a modo de pulidor.
  • El acero inoxidable es un material que se raya con facilidad, así que debe limpiarse con agua, jabón y una esponja. Si está muy sucio, límpielo con una mezcla de ceniza de cigarro con jugo de limón o vinagre. Para protegerlo y darle brillo, frótelo con un trapo empapando en glicerina.
  • Los cubiertos de alpaca quedan perfectos y brillantes si se bañan en leche durante 30 minutos y se lavan después con agua bien fría. Si tiene otros objetos de este metal y no los puede sumergir debido a su tamaño frótelos con un trapo mojado en leche.

Esperamos que las sugerencias les puedan ser de utilidad, y esperamos su comentarios e ideas.

Imágenes cortesía de:

decoracion.trendencias.com
Decorablog.com
ehowenespanol.com