Pomos, picaportes, tiradores…

Ante la diversidad y multiplicidad de herrajes para puertas y ventanas es recomendables que, al elegirlos, todos compartan una misma línea de diseño, o como mínimo, aquellos que estén situados dentro de una determinada habitación.

Además de los que pueden ser de roseta o de placa larga (1), también hay un gran surtido de picaportes-tiradores en forma de U, en escuadra, verticales (2), horizontales,…-, pomos (3) y bocallaves (4).

Con mayor peso estético, las puertas se decoran con visores y rendijas para reconocer a las visitas, bocas de buzones (5), picaportes exteriores con los que aportan un cierto aire señorial a las puertas principales (6); timbres más o menos prácticos (7); letras, números (8) y otros indicadores como letreros para colocar en puertas de baños o cocinas.

Complementos

Persianas, toldos y más

Para matizar la luz se pueden instalar persianas, toldos o contra ventanas. Las persianas, además de resguardar de la luz exterior, representan una medida de seguridad extra.

Además son muy decorativas y aportan siempre un aire rústico.

Los toldos actúan a modo de pantalla para proteger la casa del sol. Confeccionados en lona, pueden ser extensibles –manuales o automáticos- o instalarse como cortinas. Se suelen utilizar en balcones, terraza y jardines.

RECOMENDACIONES PUERTAS Y VENTANAS

Los pequeños, a salvo

Ventanas y niños

Además de proteger las ventanas para impedir que puedan entrar extraños, también conviene asegurarlas para que los pequeños no puedan abrirlas.

Con esta finalidad, existen cerrojos de anclaje que incorporan un seguro especial para niños.

También se pueden encontrar en el mercado pernos de anclaje que actúan como tope y permiten abrir una rendija para la ventilación evitando el riesgo de que los menores puedan acabar de abrirlas.

Ventanas aireadas y decorativas

Agujerear un cristal sin que se rompa

Ciertas normas de seguridad doméstica obligan a instalar respiraderos de rejilla en las ventanas, para lo cual se deben agujerear los cristales.

Se trata de una operación que requiere gran cuidado y para la que precisará un taladro eléctrico con función de control de velocidad.

Antes de hacer el agujero, se debe rodear la zona con plastilina o masilla para amortiguar el impacto y evitar que se desplace la broca.

Taladre a muy poca velocidad y ejerciendo una presión mínima.

Pronto bastante fácil verdad?