Tabla de Contenido

A veces descuidamos espacios como el de lavar la ropa y no tenemos en cuenta que pueden ser igual de hermosos y prestar su servicio a la vez. En el post de hoy vamos a ver un ejemplo de una zona para lavar la ropa que tiene muy poco espacio (como ocurre en muchas casas). 

lavadero

Los cambios de estación nos dan la excusa perfecta para renovar nuestra casa. De hecho, a medida que cambiamos nuestro armario, también podemos cambiar nuestro espacio de vida! Y así, en el otoño, con el frío, el paisaje que cambia de color y las horas de luz que se reducen … es el momento de pensar más en nuestra casa.

Y como he dicho antes, hoy le daremos un poco de inspiración a un lugar a menudo pasado por alto, pero muy útil para la organización: la lavandería.

En la imagen se presenta un espacio de “comprimido”, pero bien organizado. Es un espacio formado en una parte de la cocina,con una anchura de sólo 150 cm. A través de una planificación cuidadosa, este lugar se ha convertido en un espacio cómodo y bien organizado para el lavado y planchado de ropa aunque pueda ser pequeño.

Se ha aprovechado el espacio debajo de la ventana para fijar el fregadero, se ha creado una gran superficie de mesa y abajo se han colocando los cestos de ropa sucia y la lavadora.

Y como el espacio es tan reducido, todo se puede usar así que las paredes también las vamos a aprovechar. La pared lateral tiene un armario con una caja y puertas de cristal, que también dejan un espacio para la tabla de planchar.

Estantes útiles en la esquina, que de otro modo estarían infrautilizadas y que se esta forma nos permite tener cepillos, plancha y detergentes a mano.

Para elegir los colores mejor buscar tonos colores naturales y relajantes, algo como madera o leña clara.