Cuide sus oídos.

La próxima vez que mire televisión, elimine completamente el sonido. ¿Puede seguir la historia?
Probablemente no. Ya sea un compañero de trabajo, su hijo o el locutor deportivo quien esté hablando, usted tiene que oír para entender.

Por su propio bienestar, tómese un minuto para proteger su oído. A diferencia del televisor, una vez que se pierde el oído, ya no puede recuperarse.

Su oído está hecho para oír.

El oído es un órgano complejo, hecho para oír. Está hecho para captar los sonidos y transformarlos en impulsos eléctricos que el cerebro puede interpretar. Por esta razón, el oído no tiene defensas naturales contra el ruido. Si usted trabaja, vive o juega en ambientes ruidosos, su capacidad auditiva está en riesgo. Sin embargo, usted puede evitar la pérdida del oído causada por el ruido. Simplemente use protección adecuada para los oídos cuando esté en ambientes ruidosos.

Pasos para oír.

1 El oído externo copia el sonido y lo canaliza al tímpano

2 El sonido rebota en el tímpano y pasa al oído medio

3 Pequeños huesos transmiten las ondas sonoras al fluido en el oído interno

4 Las ondulaciones en el fluído estimulan a los nervios que envían la señal al cerebro

Cuando el sonido se hace ruido.

Generalmente, el sonido se ha ruido cuando tiene que alzar la voz para que puedan oírlo. Si el ruido es muy fuerte puede destruir las terminaciones nerviosas del oído interno. Esto sucede aun con sonidos que le gusten, como la música fuerte. Cuando se trata de ruido, no hay manera de acostumbrar a los oídos. Si el ruido de un martillo mecánico o una máquina de cortar el pasto no le parece fuerte, es porque probablemente usted ya ha perdido parte de su oído.

El ruido causa la pérdida del oído.

El ruido excesivo es la causa más común de la pérdida del oído y generalmente, el daño es gradual y no provoca dolor. El grado de la pérdida del oído depende del nivel y la duración del ruido.
La pérdida temporal del oído, puede causar zumbidos y amortiguamiento de sonidos durante varias horas.
La pérdida permanente del oído por exposición repetida al ruido, limita su capacidad auditiva a sonidos más agudos, tal como la voz de los niños.

Usar la protección para el oído depende de usted.

La protección de los oídos, ya sean tapones u orejeras, disminuye la cantidad de sonido que entran al oído. Consulte a su supervisor sobre el tipo de protección de los oídos que necesita para el trabajo. Pruébese varios tipos de tapones u orejeras para encontrar cuál es la más cómoda y úsela siempre.

En el trabajo en el hogar, protéjase los oídos.

El ruido puede afectar el oído a cualquier hora del día o de la noche, trabajando o jugando. Asegúrese de estar protegiendo su oído correctamente. Lea las siguientes frases y piense las que se aplique a su caso.

Entre más frases le apliquen, mejor está protegiendo su oído.

  • 1) Reconozco la importancia de proteger mi oído las 24 horas del día.
  • 2) Uso protección del oído siempre que estoy cerca de herramienta de poder, equipo pesado y maquinarias ruidosas.
  • 3) No me aturdo escuchando música a alto volumen con audífonos para los oídos.
  • 4) Doy descanso a mis oídos con periodos diarios de silencio.

Cuidado y limpieza.

La primera regla para el cuidado de los oídos es dejarlos solos. Este singular órgano se limpia a sí mismo. La suciedad que entra al canal del oído es atrapada por la cera y desplazada nuevamente hacia fuera con el movimiento de mascar. Si cree que debe limpiarse los oídos, sólo use un paño en la zona del oído externo. Para mantener los oídos saludables recuerde lo siguiente:

  • No raspe el interior del oído. Puede dañar la delicada piel del canal del oído.
  • No se introduzca objetos extraños en los oídos. Podría dañarse el tímpano.
  • No deje que le entre agua a los oídos. Esto puede causarle una infección, como es el caso de “oído de los nadadores”.

Volvemos a decir es muy importante cuidar nuestros oídos.