Objetos decorativos mármol lámparas libros y óleos

Cosas de casa

Una limpieza y un cuidado periódico de los elementos de la casa hará que nuestro hogar sea más cómodo y saludable, por ello no debe olvidar ni los mas pequeños detalles… Lucirán más y duraran más tiempo.

Las flores secas son un elemento decorativo que, por su carácter ecológico, gozan de gran aceptación en la actualidad. El mayor inconveniente que presentan es su vida relativamente corta. Una manera de protegerlas es rociándolas con fijador para el cabello porque, además de evitar que se desprendan los pétalos y hojas, reavivara sus colores.

Existe también otra manera de conservarlas. Consiste en introducirlas boca abajo en una bolsa de plástico que contenga un poco de agua avinagrada, pero sin que las flores toquen el líquido.

Cuidado con el mármol

Es un material que nunca debe lavarse con productos corrosivos como, por ejemplo, el vinagre, el limón o el hipoclorito. La mejor manera de limpiar el mármol y todos los objetos elaborados con este material es utilizando agua y un detergente neutro. En el caso de que existan manchas muy rebeldes, en mármoles oscuros, puede eliminarlas con nafta o disán. En los mármoles blancos, este problema se soluciona con agua oxigenada. Como medida de protección, aplique cera liquida incolora o aceite de oliva para hidratarlos y mantenerlos brillantes.

Cuidado de las pantallas de las lámparas

Las pantallas de lámpara más delicadas son, sin duda, las de pergamino porque se resecan y se agrietan. Para evitarlo, frótelas periódicamente con un paño húmedo en agua y un poco de cera liquida. Si están muy sucias, espolvoréelas con talco, déjelo actuar durante un rato y, después, retírelo con mucho cuidado.

Las pantallas rústicas no lavables necesitan una espuma seca o, en su defecto, alguno de los trucos explicados para la limpieza de tapicerías.

Por lo que respecta a las pantallas de papel, se limpian con un plumero o una aspiradora, aunque si están muy sencillo confeccionar una nueva.

Los libros

Hay que protegerlos de la humedad, del polvo y, sobre todo, de los insectos que comen papel. Para ahuyentar a esos grandes depredadores de papel, deposite en la biblioteca unas gotas de esencia de tomillo. En cuanto a los libros encuadernados en cuero, cuídelos y protéjalos con cera de abejas.

Óleos

 

Quedarán perfectos pasando a menudo un plumero o un cepillo pequeño. Para una limpieza más profunda, deberá distinguir si están o no barnizados. Si tienen barniz, pase un trapo húmedo y seque rápidamente. En caso contrario, corte una papa cruda por la mitad y pásela por la tela, secando a continuación.

Esperamos que estos tips les puedan ser útiles.

Imágenes cortesía de:  Pinterest  Aliexpress.com   Cristinamella.com  Tallerdeartes.com