Una de las cosas que mas molestan es cuando las puertas de la casa o de los mueble se caen o aflojan las bisagras. Llega el momento de reparar esa puerta y sus bisagras, a continuación te damos cuatro tips que te darán algunas ideas practicas para que poder hacer este trabajo en casa.

Dificultad  mano

Que se necesita para reparar una puerta

Tiza, cepillo de carpintero, lija, pintura o barniz y arandelas de metal.

1. Si la puerta roza por el lado, localice las fricciones

Aunque la deformación puede afectar a la puerta o al marco, la reparación siempre se efectuara en la puerta. Para localizar los puntos de roce, pinte con una tiza todo el lateral de la puerta y después, ábrala y ciérrela unas cuantas veces. Los puntos donde la tiza se haya borrado son los que habrá que rebajar.

2. Elimine los puntos de roce con un cepillo de carpintero

Desmonte la puerta y cepille los puntos de roce. Una vez rebajada la madera, líjela y vuélvala a pintar o a barnizar, manteniendo el acabado que ya tenía.

3. La puerta roza por abajo a causa del peso

Aunque puede ser debido a diferentes factores, normalmente el hundimiento de una puerta se produce por el desgaste de las bisagras. Puede cambiarlas por otras nuevas o bien, modificar la altura de la puerta introduciendo unas arandelas metálicas en las bisagras.

4. Rectifique la altura inicial de la puerta con las arandelas

Una vez que ha quitado la puerta y ha liberado las bisagras, introduzca las arandelas de metal en las bisagras. Vuelva a montar la puerta y compruebe que ha quedado a la altura adecuada. Si queda demasiado alta, deberá quitar alguna arandela; por el contrario, tendrá que añadir más si aun no alcanza la altura.

Recuerden que si la bisagra hace ruido podemos solucionarlo así,

Elabore una pasta a base de aceite y polvo de grafito –se obtiene rascando la mina de un lápiz-. Si no dispone de aceite de vaselina, puede utilizar igualmente aceite de oliva.