Que se necesita para hacer un almohadón: tijeras, cinta métrica, alfileres, aguja, hilo de hilvanar, maquina de coser, hilo de coser a tono, cordón de algodón y cierre a tono.

Cómo hacer un almohadón con ribete

Dificultad  

1) Primero, corte los dos cuadrados de tela para un almohadón:

Decida de que tamaño quiere el almohadón y corte dos cuadrados de tela, añadiendo los centímetros de más para albergar el ribete.

Con 3 cm. de mas por cada lado del almohadón será suficiente.

2) A continuación, puede empezar a preparar los ribetes:

Los ribetes se hacen cortando tiras de tela, para lo que tendrá que doblar la tela en diagonal.

Marque tiras de 5 cm. en paralelo a la diagonal y córtelas. Cosa las tiras respetando la dirección de la trama y planche las costuras abiertas para aplanarlas.

3) Prepare la tela, introduciendo el cordón en el ribete:

Tome la medida de una de las piezas del almohadón cortadas y añada unos centímetros más.

Para introducir el cordón, situelo en el centro del revés del ribete preparado anteriormente y doble la tela. Cosa a máquina cerca del cordón con puntadas de ribetes. Corte la tela sobrante.

4) En el revés de la tela, situé el cordón alrededor del almohadón:

El punto en el que coinciden los dos extremos del cordón debe quedar perfectamente ensamblado, para lo que debe doblar la tela de uno de los extremos y depositarla sobre el otro.

Sujete el cordón con alfileres, hilvánelo y cósalo. Recorte un poco las esquinas.

5) Una las dos piezas del y cosa el cierre:

Con los reveses juntos, superponga la parte delantera y la trasera y cosa uno de los lados por debajo.

Cosa el cierre, primero en la pieza delantera y, después, en la trasera.

6) Finalmente cierre los tres lados restantes:

Abra el cierre para que la tela no esté tirante. Cosa los tres lados restantes.

Haga unos cortes en las esquinas y dé la vuelta al almohadón.

Un consejo

Sencillísimo

Para hacer fundas de almohadones completamente lisas y sin ningún tipo de adorno, sólo hay que tener dos piezas de tela de idéntico tamaño y coserlas del revés.

El efecto decorativo puede lograrse cerrándola con unos botones llamativos, con lazos o, más original, haciendo cada cara con una tela diferente.