Si hay una época propicia para realizar trabajos en casa, es el verano: tienes mejor percepción de los espacios y los materiales a utilizar, te puedes sentar un rato a planear y distribuir de forma correcta cada aspecto que quieras modificar o renovar y desde luego puedes conseguir muy buenos resultados. Hoy, por ejemplo, hablaremos de un concepto que comienza a tomar mucha fuerza: los baños veraniegos.

El color verde:

Seguro que cuando hablamos de tropical se te vino a la cabeza un color verde claro con una playa azul marino de fondo… y tienes mucha razón. El color verde es la primera gran apuesta para darle un toque más divertido al baño, ya sea en un estampado en la cerámica que cubra gran parte de la estructura o en pequeñas plantas que úedes dejar en la zona del lavabo, la entrada o suspendidas de la pared.

Fuente de la imagen

Recuerda que también puedes innovar en el color del inodoro o la cortina de la ducha o tina.

Luz natural:

Este es quizás uno de los pilares fundamentales para los baños veraniegos: la entrada de luz natural, ya sea por una puerta o alguna ventana, dan la sensación de que son mucho más frescos. Del mismo modo aportan espacios más amplios y versátiles en los que podrías acomodar nuevos detalles como pequeñas lámparas amarillas para la noche.

Te puede interesar: Estilos y decoración en baños

Detalles en blanco:

La arena blanca de algunas playas del mundo, es un atractivo símbolo del verano, y es completamente aprovechable para nuestro baño del siguiente modo: primero como uso en los artículos tradicionales como las cajoneras y las paredes, pero también en detalles del tipo toallas, marcos de espejos y demás que juegan un papel importante en contraste con el verde que mencionamos más arriba.

Fuente de la imagen

Así mismo es perfecto para que la luz natural se aproveche del modo adecuado.

Duchas en forma de cascada:

Es interesante usar diferentes motivos en lo tradicional, en este caso en la ducha tanto si tienes una de pie como una tina o bañera. Y es que hace algunos años tomaron fuerza aquellas tipo cascada que parecían más dinámicas y divertidas para el baño, además de resultar tremendamente atractivas visualmente y dando una perspectiva mucho más fresca al cuarto.

Fuente de la imagen

Piedras en el baño:

A pesar de que al referirnos a baños veraniegos pensarás solo en arena, las piedras son un elementos mucho más consecuentes con otras épocas del año al ofrecer solo decoración y en diferentes colores. De hecho son una medida excepcional para mantener el estilo de un baño que se acomoda tanto al otoño como al invierno sin dejar de ser fresco y acogedor. Lo ideal es ponerlas en espacios como las mesas de las cajoneras, y los lavabos.

Ya lo ves: es un concepto completamente sencillo y que puedes comenzar a trabajar hoy mismo. De hecho y si te diste cuenta, no tienes que gastar absolutamente nada si solo utilizas de forma correcta la creatividad y comienzas a llenar los espacios de forma correcta, sin saturar y pensando siempre en lo que quisieras encontrar si fueras a la playa.